José Antonio López Medina, escritor: «Aranjuez es una joya en bruto sin explotar»

‘Estrella del kickboxing, condecorado con la medalla al mérito deportivo del C.O.E. y del Real Sitio y Villa de Aranjuez. Con un brillante palmarés deportivo a sus espaldas, López Medina ha aparcado el deporte de élite para centrarse en sus dos pasiones: la escritura y la historia. En ARANJUEZ HOY charlamos con este ribereño, al que le gustaría cambiar las cosas a través de la divulgación y la narrativa.

Fuente: Mar López/Elena Subijana

Autor del blog Historias de un instante, donde novela acontecimientos históricos desde el punto de vista de sus protagonistas, situando al lector en el momento exacto en que ocurrieron, José Antonio López Medina (Aranjuez, 1985) cuenta con un importante repertorio de publicaciones, realizado en los últimos 5 años. Leyendas Fantásticas de Aranjuez (2017), Aranjuez en la Historia de España para Jóvenes Curiosos (2018), El Madrid de los Austrias para Jóvenes Curiosos (2019), Toledo en la Historia de España para Jóvenes Curiosos (2020) y La maldición de Rose Kedwall (2021), son todos sus títulos. Actualmente, mientras trabaja en su última novela histórica, con el Motín de Aranjuez de fondo, dedica su tiempo a la divulgación histórica entre jóvenes y adultos, sembrando en ellos la curiosidad por la historia y sus anécdotas.

Pregunta (P): Tus primeros pasos con la escritura fueron a raíz de tu blog ‘Historias de un instante. Pero, antes de empezar con estos microrrelatos, ¿cómo surgió la idea de escribir historias? ¿Te inspiró alguna persona o alguna situación el particular?

Respuesta (R): La historia me ha gustado desde siempre, y los libros, desde que era un crío. De pequeño, mis amigos y yo quedábamos en la biblioteca de Aranjuez y nos tirábamos las horas muertas leyendo libros e inventándonos historias. Y, al vivir justo en el centro de la ciudad, teníamos librerías al lado y nos pasábamos siempre que podíamos.

Esta afición la llevé a mi ámbito personal para liberarme de la presión acumulada en el deporte y poder desahogarme. Empecé a escribir un montón de relatos de todo tipo, ya fueran históricos o no, pero mi primer trabajo, propiamente dicho, fue ‘Leyendas fantásticas de Aranjuez’. Todo esto lo tenía yo en mi ordenador, no tenía pensado mandárselo a ninguna editorial ni nada, y un día mi mujer empezó a leer mis relatos y me dijo: “O lo publicas tú, o te lo publico yo, porque es un trabajo muy bueno”.  Y a raíz de ahí, me animé a crear mi blog de relatos, mis proyectos literarios por mi cuenta y firmé un contrato con la que hoy es mi editorial.

P: ¿Cómo te sentiste cuando publicaste tu primer libro?

R: Sobre todo, ilusionado. Leyendas fantásticas de Aranjuez es autoeditado y tuvo muy buena acogida y críticas. De hecho, a día de hoy, se sigue vendiendo bastante bien y estoy encantado con ello. Las ilustraciones que aparecen en el libro las hice yo con un programa de edición en el móvil, fue todo casero. ¡Hasta sale mi perra en una de ellas! Me di cuenta de que no había un estudio sobre leyendas en Aranjuez y las que había, no tenían ningún estudio histórico real detrás, y me propuse el reto de hacerlo yo. Estoy encantado con el resultado, y más si lo compagino con las rutas nocturnas. Es mi pasión. Soy el Bécquer de Aranjuez.

P: ¿Cómo te preparas la investigación para tus libros?

R: Tiene varios procesos. Por una parte, acudo siempre a profesionales del tema, sobre todo historiadores que he ido entablando amistad con el paso de los años. Por otro lado, leyendo libros y ensayos, es de donde más aprendes. Sí que es cierto que son muy extensos, con un vocabulario muy denso, pero es ahí donde tienes toda la historia. Los busco en archivos municipales, bibliotecas…

P: Gracias a las redes sociales y las nuevas tecnologías, la forma de enseñar historia ha cambiado completamente. Se ha pasado de enseñarla leyendo un libro de 500 páginas, a proyectar en clase vídeos interactivos e incluso juegos. ¿Consideras que esta nueva forma de enseñanza va a permitir que más niños se interesen por la historia y crear una nueva generación?

R: Creo que a los chavales hoy en día no le llegas con un libro a clase. Hay otras formas. Les llegas con vídeos, fotos, anécdotas, teatros y un sinfín de actividades dinámicas. Uno de los motivos por los que la historia ha empezado a interesar a un mayor número de personas es por la novela histórica, la cual es un arma de doble filo. La gente aprende historia con novelas históricas, pero hay que recordar que son novelas y numerosas escenas son ficticias. Naturalmente, como no lo ha escrito un historiador y la trama requiere de un punto aventurero o fantástico, se recurre a la ficción, y ahí reside el problema de las novelas. Hay que saber distinguir qué es realidad y qué es ficción. Además, la divulgación en redes sociales está bien, pero contrastemos. 

P: Cuéntanos ejemplos en los que se da ese choque realidad vs ficción.

R: Vamos a ver… Arturo Pérez Reverte, por ejemplo. En 2007, escribió su novela ‘Un día de cólera’ que narra los acontecimientos de los fusilamientos de la noche del dos de mayo. Pérez Reverte narraba que los presos que estaban en las cárceles reales pidieron salir al alguacil para poder luchar contra los franceses y derrotarlos, y cuando acabasen, se encerraban otra vez en prisión. Y todos los que leímos el libro, incluyéndome a mí, como lo dijo el propio escritor, nos lo creímos y se da por válido. Pero luego, cuando empiezas a hablar con expertos y contrastas documentos, te das cuenta de que eso es mentira.

Hay que leer, hay que escuchar a la gente que sabe y sobre todo contrastar, la gran enfermedad de este siglo. 

Al igual que con Benito Pérez Galdós. Él contó la historia del Motín de Aranjuez de una manera que, con el paso de los años, se ha demostrado que no era cierta. Pero es un proceso totalmente natural, con el paso de los años la tecnología avanza y se crean nuevas técnicas y métodos de estudio. 

P: ¿Ha habido errores por no contrastar al contar la historia de Aranjuez?

R: Sin duda alguna, la historia detrás de la fuente de la Mariblanca. El tedioso rumor de que la Mariblanca era la amante de Carlos III y por eso, coloca la fuente aquí. Partimos con que Carlos III jamás tuvo una amante. Este rey, cuando acudió por primera vez a España, vino con su mujer María Amalia de Sajonia y sus catorce hijos conjuntos. A los meses de su estancia aquí, María Amalia fallece y Carlos III dijo: “El mayor disgusto que me ha dado mi mujer ha sido morirse”. Desde entonces, jamás estuvo rodeado de ninguna mujer, a excepción de su madre, Isabel de Farnesio. Cuando ella fallece, Carlos III siguió con un estilo de vida totalmente solitario, hasta cenaba por las noches un huevo cocido y se iba a la cama.

Carlos II jamás tuvo una amante. Pero entonces, ¿quién esa mujer, esa tal Mariblanca? Esa fuente se creó en 1750 bajo el nombre la Fuente del Rey. La persona que estaba situada arriba era Fernando VI, quien firma la ley del libre asentamiento en Aranjuez. Con la llegada de Carlos III al trono, la escultura de Fernando VI es derrocada al igual que todas sus representaciones en Aranjuez y traslada la estatua al museo de las salesas en Madrid.

Carlos III decide colocar a Venus del jarro apuntando hacia el Este, como está ahora. Pero la gente la confundió con la fuente original de la Mariblanca situada en la Puerta del Sol de Madrid de 1730, en frente de la iglesia del Buen Suceso, la original. La gente confundió ambas representaciones y la llamó Mariblanca, porque al principio no sabían si era una Venus, una Diana o qué y se le asignó un nombre popular.

P: ¿Cómo ves el Aranjuez de hoy en día? Con tanta historia, ¿crees que hemos olvidado quiénes somos y de dónde venimos? ¿Estamos aprovechando bien este legado histórico?

R: Aranjuez ha sido escenario clave para la historia de España y tenemos mucha más importancia de lo que creemos. Somos una joya en bruto sin explotar y ¡le damos mil vueltas a Toledo! Mira, si en el siglo XIX Aranjuez tenía tren y en Toledo bajaban en burro…

Desde mi punto de vista, Aranjuez no se ha sabido vender bien y ahí reside el problema de la imagen que ofrecemos al mundo. Es una ciudad con alma de pueblo. No ha crecido a la par el sentimiento de ciudad con el desarrollo de ésta.

Cuando solemos decir a amigos o personas cercanas de fuera que somos de Aranjuez, casi siempre nos preguntan: “¿Os conocéis todos ahí no? Como sois un pueblo…” Pues no. Aranjuez dejó de ser pueblo hace mucho tiempo, somos más de sesenta mil habitantes, pero visto desde fuera seguimos arraigados a la imagen de pueblo.

P: Háblanos sobre las rutas por Aranjuez y las charlas que realizas para colegios.

R: Las rutas que estoy haciendo con gente adulta son las de Leyendas de Aranjuez donde mezclo también la historia de aquí, y las rutas históricas, donde promociono mis libros de Aranjuez, Madrid, Toledo… Su duración es depende, siempre me pasa lo mismo: sé cuándo empiezo pero nunca cuando acabo. Empecé con rutas de unas dos horas más o menos, y últimamente duran unas tres horas y media. Para los colegios ofrezco dos tipos de charlas: en la propia clase del colegio, que dura una hora u hora y cuarto donde repaso lo que realizó rey por rey en Aranjuez y acontecimientos históricos, y una más estilo ruta por Aranjuez que es la mañana completa. Sinceramente, prefiero mil veces la ruta; es mucho más dinámico enseñar la historia de Aranjuez en los propios paisajes y monumentos de aquí, pisando los mismos suelos que pisaron los reyes. Digamos que es una clase fuera del colegio.

P: Ese concepto de dar clase fuera del colegio en relación a la historia tiene su lógica.

R: Totalmente. El problema desde mi punto de vista, es que este tipo de actividades tienen que ser año tras año. De nada vale que se haga un día en el curso 2020, y hasta dentro de tres años no se vuelva a hacer. Son actividades que deben institucionalizarse al menos un día al año. Que se destine a hacer una clase sobre la historia de Aranjuez, del sitio en el que estamos viviendo. Y así ese conocimiento que obtengan les durará tiempo porque es un mínimo conocer la historia de tu población: Por qué estamos aquí, qué ha habido anteriormente, por qué está esta fuente ahí, por qué están los jardines en ese sitio…

P: ¿Y cómo es contar a un joven de primaria la historia de nuestra ciudad y a un adulto? ¿Hay diferencias?

R: El contenido. A los niños y niñas, obviamente, les omito cosas más “fuertes” y lo que siempre intento es despertarles la curiosidad, que ellos mismos se pregunten ciertas cosas, ridiculizar las cosas banales de la época. Por ejemplo, en una etapa de la vida de Felipe V, él estaba convencido de que era una rana y se metía dentro de las fuentes y croaba. Pues eso a los niños les encanta y hace que estén siempre atentos a lo que les cuente y no se le olvida esa faceta de Felipe V en la vida. Y a la vez que le dices esa curiosidad, le cuentas que él amplió el Jardín del Parterre de Palacio. Es como el cásico juego de te doy un caramelo y te meto la lección de historia.

En los adultos es completamente distinto. Sí que les cuento estas historias y anécdotas, pero les doy más datos, mientras que a los jóvenes intento resumírselo al máximo posible. Impartir tres horas de historia siempre tiene que ser de forma amena.

P: La maldición de Rose Kedwall es una novela de misterio y terror, un género completamente diferente a tus libros anteriores. ¿Cómo surgió la idea?

R: Es una historia un poco rara y me ha perseguido durante mucho tiempo. En el año 2000 fui a reconstruir el pueblo de Bubal en el valle del Tena y los típicos chavales que estaban ahí te contaban historias de miedo que se había producido en el pueblo a raíz de varios brotes serios de brujería. Al principio te reías y pensabas que eran tonterías de niños, pero según fueron pasando los días, sucedían cosas cada vez más extrañas. No salíamos solos por la noche, cada vez que se escuchaba un ruido fuera de lo normal avisabas al de al lado…

Y lo olvidé por así decirlo. Lo seguía teniendo en mente, pero lo dejé al margen. Un año más tarde se estrenó la película Las Brujas de Blair y decidí investigar la historia real que se escondía tras la película. Me documenté sobre lo sucedido, investigué todo acerca de los casos y lo dejé apartado en unas carpetas.

El 13 de diciembre de 2020, mientras trabajaba en el libro de Segovia con la documentación sobre un suceso que le ocurrió al pintor Zuloaga, toda la historia de las brujas se relacionó. Este pintor se compró el Palacio de Ayala Berganza en Segovia y una noche mientras estaba con su amigo, este escuchó unas voces de unas mujeres mayores en la planta de abajo y cuando las descubren, estas empiezan a trepar por las paredes y techos y desaparecen. El amigo se lo contó a Zuloaga y el pintor decidió crear el cuadro Las brujas de San Millán.

Por la tarde me fui a pasear al jardín, era un día lluvioso y me encanta salir a andar con este clima. Me puse los cascos y retomé un podcast que iba sobre los templos de Egipto y la falta de conexión con la historia de hoy en día. Me puse a pensar, a divagar si el jardín tenía también un mensaje oculto que no somos capaces de descifrar porque nuestra mente lo ha obviado y mi mente explotó. Se juntaron todos los recuerdos del Valle del Tena, de Zuloaga, de las Brujas de Blair y del jardín. Y me fui corriendo a mi casa a escribir. Me senté en el ordenador y sin haber estructurado nada empecé a escribir el primer capítulo de la novela del tirón, sus 30 o 40 páginas. Y encima, esa misma noche, en el canal de películas de terror DARK, la película que emitían eran Las Brujas de Blair.

Acabé de escribir la novela el 20 de enero, y con los trámites de la editorial se publicó en junio. Es un libro completamente distinto a todo lo que hecho, sobre todo con el género y el proceso de creación. Pero la historia me persiguió y decidí publicarlo, quitarme esas ganas y probar nuevos géneros.

P: ¿Qué le dirías a la gente que no te conoce para que se acerque a tu libro?

R: Que tenga curiosidad por aprender. Que se quite el prejuicio de la historia es aburrida. La historia solamente es aburrida si la manera de contarlo la convierte así. Además, todo está preestablecido y está dicho, aprender de la historia te va a abrir puertas para saber más en cualquier otro ámbito y te va a ayudar en tu círculo personal y social.

De hecho, esto sucede con la pandemia de la covid-19 que hemos vivido. Si te pones a comparar con la gripe española de 1918, la historia se repitió, se siguieron los mismos pasos hasta que se contuvo el virus. El mismo alarmismo, los mismos errores y todo. Al igual que pasará con la nueva pandemia que venga con el paso de los años: la historia se repite. 

P: Qué mejor que tú para recomendarnos libros sobre nuestra querida ciudad…

R: Sobre la historia de Aranjuez mis preferidos serían: ‘Descripción del Bosque de Aranjuez’ (Álvarez de Quindós); ‘Historia Descriptiva de Aranjuez’ (Cándido López y Malta); ‘Aranjuez Utopía y Realidad’ (Ana Luengo Añón); ‘Aldea, sitio, pueblo Aranjuez’ (Ángel Ortiz Córdoba); ‘Real Sitio’ (José Luís San Pedro).

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *