«Nadie puede poner límites a las mujeres»

Con tan sólo 27 años, Lucía Arquero (piragüista) es una de las grandes promesas femeninas del Club Piragüismo Aranjuez y la primera mujer en la historia del club en formar parte de su Junta Directiva.

Lucía es de «Aranjuez de toda la vida». Ha practicado mucho deporte desde pequeña: gimnasia, motocross, kárate y un verano se animó con la piragua. Tenía tan sólo 10 años. Su hermano mayor ya practicaba y se apuntó «por pasar el verano aquí, en casa, y me gustó. Desde entonces, no he parado», asegura Lucía Arquero (Aranjuez, 1994). 

Lleva la friolera de diecisiete años en activo y un palmarés de vértigo. Fue en 2007 cuando empezó a competir a nivel regional y nacional. «Cuando estás con una competición tan cerca, ya no lo ves como un hobby, te lo empiezas a tomar en serio, marcándote metas. Incluso empiezas a plantearte los Juegos Olímpicos».

Arquero se dedica al maratón, a la distancia larga. Ha hecho K-1 y K-2 y ha formado parte del equipo nacional de maratón hasta 2019. En 2020, por motivo de la pandemia del covid-19, no se pudo competir.  

En 2011 llegó su primer campeonato de Europa y quedó cuarta, puesto que repitió también en el Mundial de ese mismo año. «Perdí la medalla porque se me rompió la piragua un kilómetro antes. Desde luego que es una espinita que se queda clavada, pero, ¡también hay que saber quedar cuarta!», comenta entre risas.

En el año 2013 abandona la categoría juvenil para pasar a la senior. «Un saltito», como dice Lucía. «Compites con los ‘súper’, gente que te saca cinco años. Fue un punto de decir: vamos a crecer. Ese año me quedé a las puertas de clasificarme. Fue, desde luego, un año para aprender y seguir cogiendo experiencia». En 2014 entró en el equipo nacional senior hasta el 2017.

Año 2018. Otro cambio más. Deja la sub-23 y pasa a la senior, a la absoluta total. «Cambias de categoría y compites con gente muy experimentada» – explica -. «No clasifiqué ese año pero sí en 2019, para el europeo y mundial»

Campeonato de Europa de maratón 2019 en Decize (Francia), Arquero quedó en el puesto octavo en K1 categoría senior.

En Aranjuez hoy entrevistamos a Lucía en su segunda casa, el Club Piragüismo Aranjuez (El equipo senior de kayak y canoa cuenta con unas 10 y 20 mujeres entre sus deportistas y en el equipo de competición del Club hay, en la actualidad, 63 mujeres y 114 hombres).

En un fabuloso entorno al aire libre, Arquero nos sitúa en el calendario más inmediato. «El horizonte actual son las competiciones nacionales». La joven piragüista reconoce que hay que ir día a día, «porque dependemos de la situación sanitaria también y de que el virus nos vaya respetando». Lucía continúa entrenando  de lunes a sábado dos horas al día. La siguiente competición y primera después de más de un año de parón: el 20 y 21 de marzo en el Campeonato de España de Invierno en Sevilla. «Ahí arrancamos y no paramos hasta finales de agosto», cuenta.  

Disciplina y referentes femeninos

A sus 27 años recién cumplidos, Arquero está terminando la carrera de odontología. Asegura que la combinación entre estudios y deporte es «disciplina». «Te gestionas; coges menos asignaturas si ese año quieres entrenar más… es un equilibrio».

Una de las cosas que la piragüista ribereña más lamenta es que durante los primeros años no hubiera equipo femenino senior. «He echado en falta los referentes femeninos por no tener equipo senior». Algo que cambió cuando llegó al Club María Corbera. «Ahí empecé a tener un referente. Cuando era infantil decía ¡Yo quiero ser como María!».

Lucía cuenta que cuando veía a María Corbera entrenar «ella estaba sola, siempre competía en individual. Hasta que hubo equipo femenino senior y pudimos entrenar y coincidir un grupo majo de mujeres». Sin embargo, reconoce que el ir y venir de deportistas al Club ha sido habitual, según las temporadas. «He visto a compañeras que lo dejaron por estudios, pero yo, por ejemplo, siempre he estado entrenando. He visto gente que venía y lo dejaba, volvían, y se iban… y yo he seguido. Siempre me he sentido muy arropada por entrenadores y compañeros»

Lucía sólo ha tenido entrenadores hombres, y como dice ella ha ido «estupendamente». «Al final – dice – siempre habrá alguna diferencia, seguro, pero nosotras al no tener sueldo, no lo notamos como ocurre en otros deportes, como el fútbol, por ejemplo. Aquí nos nutrimos de becas que se reciben en función de resultados, independientemente de que seas hombre o mujer».

Arquero explica, además, que nunca ha notado que en el club les faltase de nada. Lo que se adquiría era por igual para hombres y mujeres. En los entrenamientos, por ejemplo, «entreno dos horas diarias de lunes a sábado – dice -. Casi todo en agua. Pero también hacemos gimnasio y carreras. Al final, entreno lo mismo que un hombre. No hay diferencia, hacemos lo mismo».

«No debe haber barreras»

Existe un asunto que esta joven piragüista cree que debería contar con mayores apoyos, para no dejar de lado la carrera deportiva. Arquero asegura que «hay que apoyar la maternidad, apoyar a mujeres deportistas que quieran ser madres. Mira el ejemplo de Maialen (Chorraut)». Matiza, además, que todo es cuestión de compatibilizarse y de tener apoyos, de familiares y entrenadores, principalmente.

«No es un deporte muy femenino, quizá, pero ese estándar de un deporte para chicos y otro de chicas, ya se ha roto. Una mujer con músculo, con espaldas anchas, ya no se ve mal, cada vez gusta más estar fuerte. La mujer se siente empoderada»

A sus 27 años pocas cosas frenan a esta piragüista, de ideas claras, disciplinada y con la cabeza bien amueblada. «Al final se están rompiendo barreras en mujeres deportistas. ¡Cuántos ejemplos tenemos de estar rindiendo como antes de la maternidad! Es cuestión de disciplina, tener ganas y trabajar duro. Nadie nos puede poner límites»

Campeonas de la IV Liga Olímpica de sprint femenina – Gran Premio Loterías y Apuestas del Estado, tanto en categoría junior “Copa junior Femenina” como en categoría senior “Copa S.M. La Reina”

Arquero recuerda también que el piragüismo es un deporte que con 35 años «se puede estar perfectamente rindiendo a un alto nivel, si la vida laboral y personal te lo permite, y competir, incluso, en el equipo nacional senior»

Esta ribereña aprovecha la ocasión para animar a los más pequeños, a las niñas, a que «tienen que venir un verano aquí, porque es un deporte que se adapta a todas las edades. Además, conectas con la naturaleza a unos niveles impresionantes. Llegas a sitios que no llegarías caminando. Es un deporte muy gratificante«.

Todo el tiempo que ha vivido y que le queda por pasar en las entrañas del Club, lo comparte con gente de diferentes generaciones, algo que le llena. «Las más jóvenes traen ilusión y energía renovada y me encanta compartir con ellas la tranquilidad que yo puedo ofrecerles, con esa fuerza que traen»

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *