No todo vale en comunicación

Editorial: 14/04/2021

Cuando se trabaja en el mundo de la comunicación o el periodismo, las palabras, los hechos y la manera de trasladarlos es casi más importante que el hecho noticioso en sí. Se trata de un oficio que requiere formación, igual que cualquier otro sector, ni más ni menos. A comunicar se aprende, te forman en las facultades para ello, y hay cuestiones básicas y primordiales que nunca se deben dejar fuera de un relato periodístico o comunicativo.

Por eso, si se produce un uso indebido de ciertas herramientas de comunicación institucionales, por parte de los partidos políticos, sean del color que sean, hay que denunciarlo. Una institución, como lo es un Ayuntamiento y su página web, que todos los ciudadanos y ciudadanas pagan con sus impuestos para tener un servicio transparente, de calidad y útil, no se puede permitir que, en determinados momentos, se utilicen con fines partidistas. Hay que saber distinguirlo.

Y, desde luego, que todos erramos, cometemos equivocaciones a lo largo de la vida, y en el ámbito profesional también, y bienvenidas sean las disculpas de aquellas personas responsables de gestionar la comunicación institucional y de un gobierno municipal. Pero, desgraciadamente, no son hechos puntuales; se ha visto en una y otra legislatura cómo, a través de un portal como es la web de un ayuntamiento, se lanzan dardos entre las formaciones políticas.

La comunicación es muy valiosa y vital, por eso, a nivel profesional, se deben conocer y poner en práctica las formas de transmitir información, dependiendo del momento y lugar. Porque, no todo vale. Y es sumamente grave y perjudicial para la institución y, por ende, para los vecinos y vecinas, hacer un uso partidista de los canales de comunicación institucionales. Flaco favor hacemos a nuestra profesión si no disponemos de las bases esenciales para saber comunicar con claridad, transparencia, rigor y objetividad. Y una institución pública debe velar por ser transparente y rigurosa en la información para obtener el respaldo y la estima colectiva, independientemente de quien gobierne. Porque hablamos de la institución municipal más importante. El Ayuntamiento. Que es de todos y todas. No se olvide.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *