Parálisis en tiempos de movilidad sostenible

Editorial: 22/09/2021

En unas horas se darán por finalizadas las celebraciones, actos y eventos en relación a la Semana Europea de la Movilidad 2021 (SEM). Europa será, probablemente, de los continentes con mayor conciencia medioambiental, teniendo en cuenta los países comunitarios que llevan años promoviendo y utilizando transportes sostenibles como la bicicleta, para recorridos urbanos. En un siglo XXI más que avanzado, con una población mundial más que habituada a ver catástrofes naturales en sus ciudades (caso de Alemania este verano), con unas cifras de emisiones de gases contaminantes creciendo a un elevado ritmo, nos hemos acostumbrado a hablar de crisis climática como de crisis económica o crisis de pareja.

Entramos en terreno pantanoso cuando somos capaces de ver tragedias naturales como «cosas que tienen que pasar» pero no somos capaces de analizar si podemos cambiar las cosas. Aún desde nuestra humilde posición doméstica. Porque el calentamiento global, las migraciones climáticas son ya una realidad y el mercurio sigue subiendo a medida que pasan los años, y Naciones Unidas asegura que el tiempo se está acabando. No podemos quedarnos inmóviles. Sobre todo, las administraciones públicas.

Por eso, entre otras acciones, la SEM es una oportunidad para poner el foco en aquellos retos y proyectos que pueden ir transformando nuestros hábitos en favor del medio ambiente. Fomentar el uso del transporte público y la bicicleta, animar a ir caminando al colegio, al trabajo y dejar el vehículo privado para trayectos largos. Parece sencillo. Todo cuadra, aparentemente. Y son muchas las ciudades de nuestro entorno que han entendido muy bien, por eso llevan años trabajando activamente en políticas de movilidad efectivas y sostenibles, que la vida es mejor cuando el coche se queda aparcado. Y la vida en todos los sentidos.

Tenemos que ser conscientes de la necesidad de realizar esos cambios que van a beneficiar a todo un pueblo, ciudad y Región. Ya no es viable contar con un centro histórico repleto de coches, con aceras por las que más de 4 personas juntas no pueden ir a la vez y deben hacer filas para dejar pasar, mientras a su lado hay un aparcamiento en línea, un carril de tráfico repleto de vehículos motorizados, y otra línea más de aparcamiento. Hablamos, por ejemplo, de Aranjuez.

Hablamos de una ciudad que con sólo nombrarla te transporta a tiempos en los que se admiraba su naturaleza y paisaje, su potente arquitectura, su música, sus artistas… ¿Cómo no va a ir este cóctel acompañado de entornos libres de coches? ¿Cómo es posible no tener, a estas alturas, planes urbanísticos y de movilidad que nos permitan ser referente de la sostenibilidad y del paisaje natural? ¿Cómo es posible no tener normativa actualizada que dote a la ciudad de recursos económicos para desarrollar proyectos prioritarios y de futuro para la ciudad y sus gentes? Hemos estado demasiado tiempo parados y trabajando en una línea equivocada y ahora cambiar de tercio parece que da pavor y nadie tiene visión estratégica.

No hay tiempo que perder; ya hemos perdido mucho. Las sociedades se transforman y se adaptan a las realidades del momento. La movilidad sostenible y las calles peatonales son parte de cualquier ciudad del mundo. Recordemos: el peatón estaba mucho antes que el coche, quien nos ha arrebatado espacio. Por ello, se debe tener capacidad de gestión y visión global, ver más allá, trabajar todos a una, con gran esfuerzo y empatía, consultando a todos los sectores implicados, asesorándose de los mejores, buscando ejemplos en otras ciudades… Y todo para conseguir una ciudad que respire vida, que ofrezca atractivos turísticos a los visitantes, que regale espacios abiertos para las generaciones más pequeñas y mayores, que invite a salir a las calles, a comprar, a disfrutar de un teatro o de un concierto. Toca ponerse las pilas.

3 comentarios en «Parálisis en tiempos de movilidad sostenible»

  • el 23 de septiembre de 2021 a las 10:46 AM
    Enlace permanente

    Suscribo en su totalidad el contenido de este Editorial. Si no actuamos inmediatamente, la situación se va a convertir en irreversible. Empecemos por actuar cada uno en nuestro ámbito y apoyemos a las diversas Plataformas que ya están empezando a moverse y, sobre todo, presionemos a las Instituciones, que, por lo que parece, son las más difíciles de convencer.
    .

    Respuesta
  • el 1 de octubre de 2021 a las 4:35 PM
    Enlace permanente

    Una reflexión imprescindible. Os agradecemos la importante labor que realizáis desde ARANJUEZ A PIE para concienciar a los ribereños, y fomentar iniciativas transformadoras que posibiliten un Aranjuez más habitable y sostenible en todos los aspectos. Desde PAPEDALEAR colaboraremos con vosotros para ir en esa dirección y con propuestas concretas.

    Respuesta
    • el 2 de octubre de 2021 a las 10:47 AM
      Enlace permanente

      Estimados amigos y amigas de Papedalear. Nos parece muy positivo que entidades como la vuestra realicen esa labor tan importante por fomentar la movilidad sostenible, con la bicicleta como eje de esa movilidad. En esta editorial, en línea con nuestros principios editoriales, somos firmes defensoras de la movilidad sostenible, las ciudades para los peatones, zonas de bajas emisiones y por la apuesta del uso de transporte público y bicicleta. Desde ARANJUEZ HOY continuaremos con esa labor de difusión e información de buenas prácticas, trasladándolas en lo posible a nuestro municipio.

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *